Da por concluida la investigación y acuerda que sean juzgados por un jurado popular

El juez ha enviado a juicio a los seis policías nacionales que irrumpieron sin orden judicial en un piso de Madrid en el que se estaba celebrando una fiesta incumpliendo las medidas sanitarias contra la pandemia. En una resolución notificada este miércoles, el magistrado da por concluida la investigación y acuerda seguir adelante para la celebración de una vista con jurado. Considera que existen “sólidos indicios” de que los agentes cometieron un delito de allanamiento de morada, penado con prisión e inhabilitación.

El titular del Juzgado de Instrucción 28 de Madrid, Jaime Serret, considera que debe ser en el juicio donde se decida si se cometió ese delito o si bien, como sostienen los agentes, quienes ocupaban el piso habían cometido un delito de desobediencia grave al no abrirles la puerta como pedían. Eso suponía que estaban cometiendo un delito flagrante y estaban autorizados a entrar por la fuerza sin aguardar a una orden judicial. Esta tesis ya fue desechada por un tribunal de la Audiencia Provincial en un auto con el que rechazó archivar el caso. “Se ha producido por parte de los agentes de la policía un exceso en el ejercicio de la autoridad, con infracción del derecho a la inviolabilidad del domicilio”, dijeron los magistrados.

Hay controversia en cómo calificar jurídicamente los hechos, pero no en lo que sucedió. “Prácticamente son incontrovertidos los hechos objeto de acusación: el pasado día 21.03.2021 sobre las 00:50 horas, en el curso de una intervención policial, a pesar que no tenían, ni consentimiento de los moradores, ni autorización judicial, los Agentes de la Policía Nacional investigados, tiraron la puerta abajo, de la vivienda situada en la calle Lagasca […] , accedieron a la misma y detuvieron a sus moradores”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.