Un equipo liderado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales constató «una amplia presencia» de estas partículas

Un equipo internacional liderado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (MNCN-CSIC) ha hallado «una amplia presencia de microplásticos» como poliéster y el polietileno, en la dieta de los pingüinos de la Antártida. Así lo han concluido tras un análisis de las heces de tres especies de pingüinos antárticos en diferentes lugares y años.

El estudio, publicado en la revista Science of the Total Environment, incide en la necesidad de conocer los efectos de estas partículas y de establecer medidas más efectivas para controlar la contaminación por plásticos y otras partículas de origen humano en el continente antártico.

Los microplásticos son partículas de menos de 5 milímetros que cada vez están más extendidas en los ecosistemas marinos, algo preocupante dada su persistencia en el ambiente y su acumulación en las cadenas tróficas. «Estos contaminantes llegan a mares y océanos principalmente a través de la basura y los desechos procedentes de las actividades antrópicas», explica Andrés Barbosa, científico del MNCN-CSIC y autor del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *